Ciudades amigables: en tres simples ideas

El título de ciudades amigables  refleja el deseo o anhelo que tenemos todos de vivir en un entorno agradable cuando estamos rodeados de otros seres humanos. Hay ideas básicas que aparecen reflejadas en el vídeo que hoy os traigo. Parecen evidentes porque afortunadamente llevamos ya años de arrepentimiento y reflexión. Queda mucho por hacer sin duda, y no es tan sencillo en las grandes urbes cómo en Donostia, pero el camino sigue y sigue. Tan importante cómo reconocer los problemas es dar pasos hacia la solución.Hoy quiero dejaros este vídeo que resume de forma breve  tres ideas, que puedo decir que ya estamos poniendo en práctica en nuestras ciudades. Aleluya!

Sin embargo si queremos tener un futuro y que lo tengan nuestros hijos no nos queda otra opción. Poco a poco debemos sacudirnos la pereza y salir  de la zona de confort. En cada pequeño gesto del día a día tenemos oportuniades de de optar por un mundo más sostenible .

Cada uno tenemos parcelas dónde ejercer esa responsabilidad. Y a veces la inerciay la pereza nos pueden. Hablamos de reciclaje cómo el de la basura. Pues además del papel, el vidrio, el orgánico, tenemos el aceite usado. Ese aún está en niveles bajos Cuántos lo reciclamos?  Y sabes el daño que hace en nuestros mares y ríos?

Otro aspecto que me resulta atractivo y muy interesante es el de la movilidad.  Desde que descubrí el placer de la bicicleta para trabajar estoy enganchada. La mayoría de los trayectos son más cortos. Qué decir de la diferencia entre pasear junto a La Concha o el río, frente a la tensión del tráfico. Por no hablar del ahorro de dinero de la gasolina, aparcar (la OTA siempre al acecho) y eso ¡si encuentras sitio sin problemas! Encima practico deporte y además he de confesar que me ayuda a exprimir la agenda. Consigo recorridos que me permiten hacer recados y papeleos entre citas, reuniones o visitas de obra.

Cómo podéis comprobar no hay excusa en nuestro caso. Tenemos una red bastante amplia.

bidegorris Donostia

Por otra parte hay conceptos que en la época de vacas gordas y consumismo feroz calaron hondo en nosotros. Por ejemplo con la ropa y en general lo que tiene que ver con nuestro aspecto. Quién dice que hay que cambiar de pantalón, camisas, o vaqueros porque la pierna sea más o menos estrecha. Mejor pagar un poco más por una prenda fabricada sin explotar a nadie y poder usarla varios años recuperando de paso esa sensación de apego al jersey sobado y con miles de recuerdos en cada fibra.

Pues eso que es más fácil criticar que ponernos cada día el chip de cambiar las cosas de la única forma posible ¡con nuestra vida!.

3 ways to make people-friendly cities from BID Ciudades Sostenibles on Vimeo.

Anuncios

Anímate y comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s